Cuidado de Piel y Maquillaje en tiempos de Mascarilla

Cuando las autoridades sanitarias empezaron a recomendar que nos cubriéramos la cara para evitar la propagación del coronavirus, poca gente se dio cuenta de la importancia que iba a cobrar la mascarilla en nuestro atuendo cotidiano. Y aunque muchos nos hemos resignado con optimismo y lanzado a buscar mascarillas bonitas que encajen en forma y función con nuestro estilo, no hay modelo guay que nos libre de un posible ‘mascné’ o supla la alegría que nos daba lucir un pintalabios chulo. Por todo ello, no nos queda más remedio que readaptar nuestras rutinas de cuidado de la piel y maquillaje. os dejamos unos tips básicos con cambios clave deberíamos incorporar en nuestra rutina de cuello para arriba, desde dejar de lado a las cremas espesas en favor de hidratantes tipo sérum hasta perfeccionar el maquillaje de ojos para ganar expresividad.


Reduce al mínimo tu rutina de piel

.Son tiempos de rutina minimalista, Evita las exfoliaciones agresivas, los exfoliantes intensos y las cremas espesas, ya que suelen congestionar más la piel, añade en su lugar, un limpiador suave, un tónico hidratante, un sérum ligero o hidratante en gel, y protección solar; añade también ingredientes calmantes como el ácido hialurónico, el aloe y la niacinamida.


Limpia bien la piel (y escúchala) 

Mientras tengamos que usar la mascarilla, nuestra piel va a necesitar que la tratemos con un poco de cariñito es muy importante utilizar un limpiador suave para eliminar los restos de sudor y suciedad que se quedan atrapados en la piel tras usar la mascarilla. aplicar peróxido de benzoilo de manera selectivo en las áreas más problemáticas puede ayudar a eliminar los brotes de acné. Para aliviar el enrojecimiento o la irritación que causan a veces las mascarillas, recomienda aplicar sobre la piel durante unos minutos unos cubitos de hielo o una bolsa de guisantes congelados.


Lava la mascarilla a menudo

No solo es esencial que limpies tu piel regularmente, sino también la mascarilla. “Hay que lavarlas frecuentemente, para que puedas tener siempre a mano una mascarilla limpia y no volver a someter tu piel a la suciedad, la grasa y los residuos que se quedan en la mascarilla usada”, Es recomendable lavarlas siempre con agua caliente y un detergente sin perfume, ya que “el perfume en los tejidos puede provocar irritación y no nos hace falta para nada”. Además, favorece mascarillas que estén hechas con telas suaves que rocen menos, ya que en caso contrario “pueden hacernos microdesgarros en la piel y fomentar así la entrada de bacterias y suciedad”, causando, como resultado, inflamación y acné. 


Evita el maquillaje 

Es totalmente desaconsejable llevar maquillaje bajo la mascarilla, ya que puede bloquear los poros y provocar granos. una alternativa: Si no tienes más remedio que maquillarte, recurre a fórmulas muy ligeras como un bálsamo labial mate para hidratar los labios sin que queden pegajosos y maquilla solo las zonas que vayas a enseñar. Una vez aplicado, recuerda secarlo un poco para “retirar ligeramente la capa superior y que no acabe impregnando la mascarilla.


Expresión en la mirada 

Dado que todo el foco se dirige ahora a la mitad superior del rostro, es recomendable dedicar especial atención a los ojos: arreglarnos bien las cejas, potenciar las pestañas y llevar sombras más atrevidas. “Ya que no podemos ver la expresión del rostro y la sonrisa, qué mejor momento para echarle creatividad y expresividad y divertirnos un poco”, recuerda, el maquillaje puede aportarnos el chute de moral que necesitamos: “Es genial para levantar el ánimo, ya sea jugar con eyeliner de colores o aplicarnos cristales”.  Podemos ayudarnos a resaltar los ojos con un lifting de pestañas.

10 vistas

©2019 por Sebas Calle.